GIOVANNI FALCONE: VALENTÍA Y JUSTICIA CONTRA LA MAFIA

Giovanni Falcone

La «strage di Palermo» o «Via Capaci» es la tragedia del juez Giovanni Falcone y de las víctimas del terror con el cual la mafia controló durante décadas a Italia. Fue el 23 de mayo de 1992 que un atentado con 500 kilos de TNT destruyó el puente que conduce al aeropuerto de Palermo y, de paso, detonaba la comitiva que él, su cónyuge y sus escoltas conformaban. La perplejidad y la desazón inundaron entonces a la sociedad: la convivencia entre los capos y las autoridades de Gobierno se develaba sin eximentes ni atenuantes en un crimen que ha pasado desde el secreto de Estado a un hito del derecho a la memoria.

Su valentía y su doctrina constituyen un poderoso testimonio que marcó un punto de inflexión en el sistema de Justicia criminal de su país. Nunca antes el «iter criminis» de la asociación mafiosa y su criminalidad —lavado de activos, fraudes, sobornos, secuestros y homicidios— tuvo sanción como en las causas que él sustanció. Fue así que entre 1979 y 1992 procesó a cerca de 400 mafiosos, dictando 360 condenas de presidio efectivo que aún no terminan.

Fuese la Cosa Nostra en Sicilia, la Camorra en Nápoles, la N’drangheta en Calabria o las corruptelas de Roma y Milán, su único objetivo consistió en aportar a la paz y a la reparación de las víctimas. La trama de su homicidio no es sólo un acto de terrorismo, sino la expresión más brutal del poder autárquico de la mafia, justamente cuando se pulverizaba el sistema de partidos políticos.

La crisis de Italia de 1992 conecta las corruptelas del Tangentopolis con las muertes de jueces, fiscales y policías. Una amplia red de influencia que incluía a jefes de Gobierno, como Giulio Andreotti y Silvio Berlusconi. Mientras el primero habría sido un «punchudo» de Salvatore Rina, el mafioso autor del atentado, y se habrían saludado de beso; el segundo, en pleno año 2011, criticaba a los fiscales como agentes de la izquierda que malgastaban el erario público en investigar casos que ya no importaban a las nuevas generaciones.

Falcone fue un brillante abogado que ejerció la judicatura, desentendiéndose de las riquezas y la venalidad de la mafia. Murió convertido en mártir al igual que Aldo Moro y Giuseppe Impastato, las otras víctimas de la noche oscura de mayo.

Anuncios

6 pensamientos en “GIOVANNI FALCONE: VALENTÍA Y JUSTICIA CONTRA LA MAFIA

  1. Faltó hacer una referencia al Juez Paolo Borsellino, compañero y amigo desde la infancia del Juez Falcone, y en realidad los mas de 400 procesados mafiosos, fueron encarcelado el mismo día Domingo que asesinaron a Borsellino, día en que el pueblo italiano rompió el pacto de la omertate, o del silencio,saliendo a las calles pidiendo justicia, y la autoridad judicial ante tamañas protestas, tuvo que reaccionar inmediatamente encarcelando a todos los mafiosos, que si no lo hacen las consecuencias habrían sido incalculables. El pueblo indignado estaba dispuesto a incendiar Italia

    • Claro, Borsellino también es una víctima importante. Aquellos 57 días que separan la muerte de ambos son la expresión más dramática de la tragedia que persiguió a quienes se opusieron a la mafia. Son figuras que cambiaron a una generación y que aún se consideran un paradigma de aplicación de justicia. Mas, esta columna fue escrita para un medio en particular y las líneas editoriales, así como los espacios asignados, imponen determinadas restricciones. Con todo, gracias por el aporte y, sobre todo, por animar a escribir de forma más extensa sobre la historia reciente de Italia y cómo la ética de la probidad es el elemento que mayor falta nos hace en la política, incluso en Chile.

  2. Un merecido homenaje a un gran juez y valiente defensor de los valores más fundamentales. Ha honrado la labor del juez, y ha perdido su vida por ser consecuente hasta el final. Es un símbolo viviente para quienes hemos seguido la profesión del Derecho por convicción. Es un elocuente mensaje para quienes han traicionado la misión del Derecho y han traspasado el límite de la defensa de los opresores para intentar silenciar a las víctimas y hacer perdurar sistemas tan horrorosos como Colonia Dignidad en Chile, la mafia perfeccionada que cruzó décadas de escándalos siniestros. Felicitaciones por el artículo.

    • Gracias. Nos hace falta mirar la historia política de otros países para aquilatar cuánto abuso e injusticias existen en Chile. La figura de Falcone sigue siendo un modelo en Europa y, pese a nuestra distancia, las nuevas generaciones de jueces en nuestro país están asumiendo su rol de jueces y no meros ejecutores de la ley.

  3. Estimada, gracias por refrescarnos la memoria, y aportaría mucho que estos episodios fueran parte de la formación de nuestros jueces en la Academia. A veces en el día parece que lo urgente – la cantidad de audiencias – reemplaza a lo importante, y hace que nos olvidemos que la judicatura es un servicio, en donde algunos lo han dado todo.

    • Muchas gracias. Es una columna muy breve, pero de contenido muy potente si miramos que el valor de la vida, el rol de los jueces, y la corrupción son piezas de un tablero de ajedrez donde la realpolitik y la codicia juegan con la sociedad civil. Nuestros jueces y nuestra doctrina recién se abren al estudio del derecho comparado y su historia. El testimonio de Falcone es de gra coraje, el mismo que tienen los fiscales y jueces que sustancian procesos complejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s