iMerkel, Hollande, Putin y Poroshenko

Ucrania violentada: una crónica anunciada por más de un decenio que hoy amenaza la geopolítica europea bajo la sombra del fantasma militarizado ruso de derechas. Este ha sido el estallido de un polvorín cuyo alto al fuego concentra los esfuerzos de la Conferencia de Seguridad de Múnich y de la nueva alianza franco-alemana por la paz. Sólo en 2014 las víctimas alcanzaron casi 6 mil civiles, 300 de los cuales fueron tripulantes de un avión comercial derribado por equivocación. A ello se suman los golpes de Estado; la violencia étnica sin tregua, incluyendo los autonomistas tártaros, los hegemónicos rusos de tendencias fascistas, y los vulnerables gitanos y musulmanes; la secesión de Crimea; el frente militarizado de Donetsk y Odessa; y, una redundante injerencia de Rusia en cada arista.

Está claro que aquí no se juega la democracia ni la soberanía de una nación multiétnica que se debate entre entrar o no a la UE, sino el control del mercado del petróleo y del gas en Europa continental. Por ello, la conquista de Sebastopol, la capital de Crimea, fue la coronación de la estrategia de Putin: todo está ya instalado para sus inversiones, disminuyendo los costes financieros y administrativos de un proyecto inacabado por décadas.

En diciembre pasado, y con la venia de Rusia, se pactó una tregua que ha sido quebrantada y ninguna instancia de la ONU ha sancionado a los involucrados. Quizá por eso los esfuerzos diplomáticos de Merkel y Hollande puedan sentar bases para una vía pactada de transición, ya no cooptada por la hegemonía militar moscovita ni su estrategia de mercados, sino por la justicia transicional. Un itinerario legislativo y económico que cuente con la aprobación del Presidente de Ucrania y de Putin, respectivamente.

 Ciertamente, la solución a la encrucijada ucraniana fuera del escenario de la ONU, augura, más allá del pragmatismo de la real politik, que el gobierno ruso contribuirá —según las nuevas conveniencias electorales— al desarme rebelde, en tanto los ucranianos podrán recuperar su libertad y reconstruir su soberanía lejos de las corruptelas, la barbarie de la guerra y las presiones mercantiles. Veremos si hoy tiene esa libertad.

http://www.diarioconcepcion.cl/ pág. 2

Anuncios