CPI

La actual crisis humanitaria de Gaza ha despertado la solidaridad internacional, pero sin lograr un consenso que active desde la ONU algún mecanismo de defensa efectivo de la población civil y, menos, un proceso criminal en contra de Israel. Líderes mundiales, Jefes de Estado, e incluso parlamentarios chilenos, exigen que la Corte Penal Internacional investigue y condene los crímenes de la Defensa israelí así como las acciones de las milicias palestinas. Genocidio, ejecuciones ilegítimas y otros, constituyen un catálogo amplio de acusaciones que recién serán indagadas por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, aunque sin determinar los grados de participación ni las responsabilidades individuales.

Ergo, por varias razones jurídicas durante este decenio, la mera petición —o proclama para las masas— sin plantear la vía política que legitime la aplicación de justicia y reparación de las víctimas por parte de dicho tribunal, es un discurso inviable e insuficiente.

Los es, primero, porque la Corte no tiene competencia para resolver tales delitos sin la incorporación de las partes al Estatuto de Roma. Segundo, porque los gobiernos involucrados plantean la tesis de la justicia pactada o transicional. De un lado, ya fortalecido el pacto del gobierno de unidad entre Hamas y Al Fatta, la justicia se aplicaría por medio de comisiones investigadoras y de reparación similares al caso chileno. De otro, está el planteamiento israelí de convenir la cooperación con la UE y el liderazgo de Alemania en la elaboración de pactos de amnistía e indemnización a víctimas. Tercero, porque la vía más inmediata sería la remisión excepcional de causas al tribunal internacional, basada en una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU cuyo principal argumento fuere la responsabilidad internacional de proteger.

Así la falta de acuerdo para la paz, no sólo es el resultado del veto de los poderosos, sino también de la omisión de los defensores del derecho humanitario. Cinco veces ha rechazado nuestra cancillería los efectos de la operación Margen Protector, pero en ninguna ha sostenido la intervención de la Corte. Aún es tiempo para abogar por una sociedad de derechos garantizados a nivel global, empezando por Gaza.

http://www.diarioconcepcion.cl/2014/08/12/#2

Anuncios